jueves, 12 de octubre de 2017

INSTANTÁNEAS CIUDADANAS

INSTANTÁNEAS CIUDADANAS

ZAPATEADO

Los cascos de un caballo resonaban en la mente. Los sentía tras de sí cuando bajaban las escaleras que conducían hacia el metro. Cosa extraña, porque, que supiera, los caballos no tenían acceso a ese medio de transporte. Se volvió y comprobó la causa de tan agudo ruido. Era una jovencita rechoncha y, para su gusto, mal vestida, la que montaba aquella escandalera zapateril. Tanto ruido para tan pocas nueces.


SANDIAS ASALTANTES

Estaba leyendo. Estaba sentado, como todo el mundo que podía hacerlo, en el extremo de uno de los asientos para siete entes que había en cada vagón. Los barrotes del asiento eran lo suficientemente anchos como para que ocurriera lo que ocurrió. Paró el tren, se abrieron las puertas. De pronto algo le asaltó el brazo, se lo golpeó sin misericordia. Algo entró por los barrotes dándole tal golpe en el codo que casi se le cayó el libro que leía. ¡Qué gente!, pensó. Miró el objeto que le había asaltado. Era una sandía que portaba una señorita en la parte de la espalda donde ésta pierde su digno nombre. Embutida en un pantalón estrecho que le redondeaba el trasero. Un ataque en toda regla. ¿No habría vagones en los trenes sólo para hombres para ponerse a salvo de la sospecha de ser asalteadores de señoritas pusilánimes? Oye, ¿ y por qué das tantos rodeos para no decir la palabra culo? Bueno, es que como el mundo es tan fino, si se llama por su nombre a las cosas, además quedarás como mal educado...


LENCERIA

Los tiempos que corrían eran de lo más curioso. Tanto tiempo tan tapadas y modositas, pareciera que hubieran destapado el tarro de los deseos replegados en el alma, o que se hubieran convertido en sonámbulas sin redención. Entró en la habitación en que se iba a celebrar la clase. No había chicos todavía. Sólo había chicas. Acostumbrado a formas más equilibradas en el vestir, cuando entró en la habitación se puso rojo como un tomate maduro. ¡Perdón!, se disculpó. Y salió impelido como si lo persiguiera el mismísimo Belcebú. ¡Profesor, profesor! ¡La clase es aquí! ¿Cómo? ¿No es el probador de señoras? ¡No, es la clase! Asustado, con los ojos mirando al suelo, no se atrevía a mirarlas a la cara. Entró de nuevo en la habitación. Al parecer, en la moda, salir a la calle con el camisón de dormir, con el negligé transparente y las ebúrneas manzanas saliéndose de sus contenedores era algo perimitido y que no causaba rubor ni vergüenza. Estaba claro que los tiempos habían cambiado.


AL AIRE DE LA CONVERSACION

Cuando la tarde caía y las fuerzas menguaban, decidí tomarme un café. Reposar un poco. El dolor de piernas era fuerte.
Tomé el café, me senté y dejé pasar el tiempo, la cabeza vacía. Pero como el oido no es sordo , por los vientos del oeste galopaba una conversación que bajaba, que subía en su tono, por lo que a veces se entrecortaba.
-Ya con treinta y tantos años hay que pensar en asentar la cabeza. Pero claro, tiene que ser con un hombre al que se pueda respetar. Porque un hombre al que no se pueda respetar, ni en pintura. Pero eso sí, tiene que ser amable conmigo y dejarme hacer lo que yo quiera. En fin, no importa tanto su figura, pero si tiene una buena posición y puede subir, mejor que mejor. Así, si yo me decido dejar el trabajo, puedo hacerlo. De lo contrario, no. Un chico que sólo vive de trabajar por temporadas, ni hablar. Después una tiene que trabajar. Trabajar sí quiero. Y si no que me alimente.
A mi lado había un caballero leyendo un libro. Parecía impasible y no hacer caso. Me miró como interrogándome si entendía. Le hice una señal asintiendo, sonreimos y seguimos con la oreja puesta.
Uno siempre ha oido hablar de que lo que la mujer quiere es amor, pero aquella palabra no salió de la boca de...., iba a decir individua.
Tuve la impresión de que hablaba de un posible prometido como si de un producto de usar y tirar se tratara.
El café me sentó como una patada en el estómago. Que una tipa así hablara en aquellos términos no se puede extrapolar al cien por cien de los casos. Pero deja un regusto amargo y la sombra de la duda sobre la “suavidad”, “dulzura”, “amabilidad” de la mujer vuela constantemente por el cerebro.
Cuando entré en la cafetería llevaba cansado el cuerpo. Cuando salí de ella llevaba el alma hecha trizas.

AMEBAS

La tenía enfrente, un poco escorada a la izquierda. De facciones suaves. Su cara parecía un bollito de pan recién salido del horno.
El pelo medio rubio, medio castaño. Evidentemente no era natural su color. Posiblemente en una sesión de ducha se le había descolorido el negro zaino que caracteriza a los naturales del país.
Era un pelo subido en..... Ah, sí, era una peluca. Había visto que en los bares de alterne lindas muchachitas al acecho del incauto, pacato y elevado narigudo hombre de negocios, esperando como halcones en posición de caza, llevaban el mismo tipo de peinado.
No quería pensar si ese trabajo entraba dentro de lo aceptable o no. No quería que fuera su problema. Pero era extraño. La chiquita quería estudiar idiomas. ¿Era un halcón o una linda palomita? El mundo iba en derrota. Ya no se distinguía muy bien entre lo que era “formal” y lo que era “vicio”, palabras que no definen nada, pero que intentan poner un poco de claridad en la mente.
¿Era una pantera de la noche? Las uñas no parecían precisamente de haber fregado un plato en su vida. Largas, superadornadas. ¿O serían de quita y pon? Desde el escorado ángulo desde el que la miraba se distinguían unas piernas bien conformadas. La falda llegaba a los límites de lo permitido. ¿O era que ella estaba enseñando sus encantos?
Tiempo atrás las muchachas eran muy hábiles. Ponían cara de ángel en la incitación, cara de vergüenza, cuando en realidad eran unas sirenas procedente de la familia de las que intentaron seducir a Ulises.
Ahora no. Claramente la igualdad les había roto la barrera de la vergüenza. Se presentaban frescas, se mostraban. A veces pensaba si no sería necesario poner tiendas prostibulares a la manera en que se exhiben al parecer en Amsterdam (?) No era su fuerte el tema, no.
Pero la cosa tenía trampa. En esa fresca desvergüenza se veñia venir que si el incauto lanzaba su mano hacia donde no debía, aquello que por ley estaba prohibido, y le parecía muy bien, el acoso sexual, era utilizado descaradamente para sacarle los cuartos al rijoso incontrolado.
Incluso desde el sitio en que se sentaba, posía observar como las ubres de la ternerita sobresalían por los contenedores del cuerpo. Y la distancia no era poca.
Sentía admiración por los fotógrafos de las revistas seudo-erotico-calienta-pijos que aparecían anunciadas en los trenes. La posición de las damiselas hacía que donde no había ubres pareciera que la dama en cuestión fuera ya una experimentada vaca de leche. En el país parecía que gustaba la leche. ¿O sería que los señores eran todavía “childs”? Como dijo alguien, en el país de los símbolos, quién sabe....
Así, a la remanguillé, como quien no quiere la cosa, y dentro de los ejercicios pertinentes de la lección que se estudiaba le preguntó a la princesita: “¿Tú preparas comida?” “No”, era de pocas palabras, fue su respuesta de ángel dulcemente exterminador, siguiendo la línea de los títulos telenovelísticos.
Aunque su cara permanecía impávida cual si toda su vida hubiera estado jugando al póquer, en las higadillas, la sonrisa, la risa estalló.... Claro, hija. No se vayan a estropear esas uñitas, que cuidas con tanto mimo para rascar la espalda de ..... No, no, por favor. No es políticamente correcto pensar eso que estás pensando, y menos decirlo. ¿Cómo se te ocurre pensar que una criatura tan linda pueda ser más pelleja que una coneja? Ya salió el macho impertérrito....
Pero en el otro ala del cerebro se seguía preguntando si esa exhibición descarada de los encantos no entraría también dentro del concepto de acoso sexual ocular. ¿A qué se estaba jugando? ¿No era aquello tan extraño que se ha dado en llamar discriminación positiva?
Desde el punto de vista de la mera observación de una chica más o menos agradable, que puede alegrar las pajarillas del alma durante el día, no estaba mal. Pero que ella, o ellas, hicieran uso de sus encantos para aplastar a la otra parte, no entraba dentro de la noción de igualdad.
El problema es que el cabro seguía sintiéndose muy por encima de la cabra, considerándola un ser inferior, que debía estar a su servicio. Y aquí entraba San Pedro el legal con la rebaja de la justicia.
Pero profundizando había más. Si él les hacía caso, lo estrujaban, en los sentimientos, en el bolsillo. Si no les hacía caso, lo seguían estrujando.
Le gustaba leer los temas de pareja en revistas, periódicos y demás. La abundancia de quejas femeninas hacia la falta de actividad másculina eran las más abundantes. La falta de dulzura, amabilidad.... ¿Era eso real? Porque ello suponía que ellas eran dulces, amables, activas etccccc. ¿O todo era un juego no siempre demasiado limpio en el que el cabro tenía que someterse sin remisión a los dictados de la cabra en todo y por todo?
El mundo andaba muy descontrolado. Las apariencias se daban alegremente como realidad,cuando la víctima era muchas veces la causante de sus propias desgracias.
Decidió seguir contemplando aquel fenómeno de prostitución visual encubierto tras la fastuosa palabra de moda. Consideraba que no era cuestión de volver a aquellos trajes largos, negros, que cubrían a nuestras tatarabuelas, pero la desfachatez, la estupìdez, la incomprensión de que la libertad va de la mano con la responsabilidad era algo que le pateaba las tripas. La bella y la bestia le habían defraduado totalmente.
La princesita se durmió ( Noche activa, tal vez) De noventa minutos de clase, setenta estuvo en el país de Morfeo. Bueno, mientras no ronque, pensó. El tema del sueño no era exclusivo de las damas. Era general.
Cuando el curso terminaba y las calabazas hacían su aparición, a través de las asociaciones de PTA de la universidad, llegaban las preguntas a las que tenían derecho los alumnos. ¿Por qué he suspendido? Como fiscal incólume presentaba las pruebas del delito: Falta de asistencia, no responder bien en el examen (rojo tomate aquí y allá), falta de atención, dormir en la clase....
Era como si el profesor tuviera todos los deberes y ningún derecho. El profesor se había convertido en el que firmaba el título para que los retoños fueran licenciados en “Nubarrones de sueño”.
¿Y aún se presumía de universidad, estudio, buena posición? Evidentemente la cantidad era la calidad....
Claro que el fenómeno no era exclusivo del país, y como dijo el político, aunque no era un consuelo, el tema era universal. La Tierra empezó a poblarse de millones y millones de borregos.
Con el dominio de la maquinaria, el cerebro humano iba retrocediendo al estado de las amebas.



lunes, 2 de octubre de 2017

Requiem por un hermano muerto : Elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández

Requiem por un hermano muerto :
Elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández
por Antonio Duque
Muchas son las formas en que el lector se puede acercar a la obra de un poeta, muchos los motivos, muchos los aspectos e intereses.
Hov me gustaría presentar un comentario a un poema de uno de los más altos poetas de la lírica hispana del S.XX, la “Elegía a Ramón Sijé”, de Miguel Hernández.
Como ustedes saben, una elegia es un canto en honor de un difunto. Muchas son las elegias que se han escrito en español, muchos los panegíricos, pero pocas son las que han logrado dar en ese punto que significa que el poema quede como monumento perenne de sentimiento, y al mismo tiempo de obra literaria. Creo que el poema de Miguel Hernández se encuentra entre esas poquisimas excepciones.
Ramón Sijé nació, al igual que Miguel, en el pueblo alicantino de Orihuela. Levante español, huerta v tierra. Allá por los años de 1930 este hombre se convirtió en lo que alguien ha llamado la Generacion Olezana de 1930. Más joven que Miguel y mas joven que Fenoll y de la misma edad que Poveda, compañeros de grupo, su personalidad, arrolladora, su ciencia,su saber y su ímpetu le granjearon las simpatías de todos, imponiendo un ritmo nuevo a la abotargada vida de curas y beatas, al decir de Vicente Ramos en su libro sobre Miguel Hernandez, de la ciudad, cien por cien, y en todos sus aspectos, de Orihuela, la Oleza de Gabriel Miró.
No nos vamos a extender más sobre el grupo ni sobre Sijé. Muy buenos estudios hay donde se encontraran páginas interesantísimas sobre diversos v variados aspectos del tema. Digamos que Miguel v Sijé intimaron, se sentían como hermanos, más que como amigos o compañeros.
Que no se entendieron en algunos puntos y que sus ideas empezaron a cambiar y diverger puede ser algo tan humano v normal que no nos vamos a ocupar del asunto, ya que no es objeto de estas notas.
Miguel estaba en Madrid cuando Ramón Sijé se fue, como el rayo, a otros mundos, bajo tierra, al cielo... Esa muerte provocó un duro golpe en el alma sensible de M. Hernandez, y le escribió un poema, varios poemas , sentidos desde la raiz de los huesos, uno de ellos la famosa Elegia.
A mi entender es la muerte de Sije la que marca v acelera sobre todo, el proceso de crisis que se venia incubando en Miguel Hernandez.
Miguel hablaba de la muerte, pero no habia experimentado la muerte. Hablaba con un sentimiento que podríamos llamar metafisico, intelectual, siendo la muerte del hermano querido la que hace estallar la fuente, en bruto, eso sí, traducida y controlada por procesos literarios, del sentimiento directo de la misma. A partir de ahora el tema sera un tema sentido y vivido hasta el fondo.
Lo dicho hasta ahora es , a falta de un termino que no sé exactamente cual sería, crítica literaria, cosa que no es lo que quiero hacer con este poema, al menos al modo de la crítica literaria,dejando constancia que nada tengo contra ella.
Mi comentario pretende ser una paráfrasis del poema, pero viéndole, creo yo, con los ojos y la voz de Miguel Hernandez, diciendo lo que me parece diría el poeta, pero en prosa, entendiendo por este termino el grito pelado del hombre ante el cadaver del amigo. Seria algo así como un comentario crítico - existencial, vivido, vital.
Tres partes veo yo en el poema: 1° ) Aturdimiento, no sabe que decir, es increible, busqueda de una razón, concienciacion de la anterior literaturicidad de su dolor frente al dolor real. 2) Negación de la muerte real. Antes la miraba. la buscaba, ahora la niega, y porque su actitud es de negación total ante el hecho quiere traerlo, desenterrarlo, o como solución mas esperanzada, actitud final, llamarlo y evocario a través de la naturaleza 3ª parte del poema.
Creo que es este poema y esta circunstancia la que perfila de manera definitiva la opcion socio - politica de Miguel Hernandez, meses después de la muerte del amigo, en principio porque los pensamientos de ambos se iban separando y esta muerte le permite , dicho asi es muy frio, romper con la tendencia hacia un cristianismo de la forma , en la que hubiera desembocado Sije, frente a un cristianismo de la accion, en el que desembocó Miguel, permitiéndole optar, en las circunstancias políticas del momento por la causa de la República.
Los temas vida - amor - muerte se volverán a repetir , pero a mi entender tendrán un cariz distinto, porque la muerte y el valor de la vida, estarán puestos a prueba a cada instante.
Dejemos ya este comentario y pasemos a la lectura del poema y después a su paráfrasis crítico-vital.


ELEGIA
(En Orihuela, su pueblo y el mío, ha muerto como el rayo Ramón Sijé, con
quien tanto quería.)


Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.
Alimentando lluvia, caracolas,
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
daré mi corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventuras y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte,
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajarear tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volveras al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se ira a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero.
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
(Poemas sueltos)


En Orihuela se ha muerto, se me ha muerto, y se me ha muerto porque era conmigo consustancial, mi hermano Ramón Sijé. Bebí de su sangre, de su saber, de su ciencia, de su ser... Yo, tierra, hijo de la tierra, el tambien.
Orihuela, huerta suya y mia..., se nos fue. Un rayo, ese rayo que traspasa la vida, ese dolor, esa pena negra que dijera Federico, ese dolor de Quevedo, todo eso, todo ese penar para nada, ese dolor del hombre cuyo único pecado es el de haber nacido hombre, todo eso no era nada comparado con esto... Esto no es un valle de lágrimas, son las lágrimas convertidas en sangre... Se me ha muerto, y parte de mi, con él, Ramón Sijé..., mi hermano.
Yo , Ramón, yo, Miguel, quiero ser agricultor de tu cuerpo que se ha de convertir en estiercol, en polvo :" Polvo eres y en polvo te convertirás " , dijo el Dios o el Cristo, iqué importa quien lo dijera!.
Yo quiero cultivar tu cuerpo, hermano, que te has ido. Tu corazón, sí, ese
corazón tuyo que tanto quería, que tanto amaba, lo cogeré y se lo entregaré
al viento, al mar; se lo daré porque ese dolor, mi dolor, no tiene principio
ni fin, porque no me queda nada, sólo tu corazón; lo cogeré y se lo dare
al viento.
Yo sólo tengo dolor, sólo siento dolor, un dolor que se clava como un cuchillo, como un rayo, en mis entrañas y me traspasa, me atraviesa todo mi ser, que por doler... hasta lo que no tiene forma , hasta el aliento del cuerpo me duele... ¡AY! Dolor del hombre desde su nacer hasta su morir, como tú, ráfaga sangrienta.
¿Quén, quién, quién? ¿QUIËN? iDímelo! ¿Quién ha sido el asesino de mi hermano? ¿Quién ha sido el que se ha atrevido a matarlo?
Una mano opresora, un hacha, el hacha que todo se lo lleva y destruye.No, no, no es posible ¿Cómo es posible? , ¿tú, muerto? . No me queda nada.
Mi dolor era un dolor de hombre, de todos los hombres, pero tu muerte lo
ha agrandado, lo ha extendido. Ya no es el cuchillo que yo cantara, ya no puede ser
Un carnívoro cuchillo
de ala dulce y homicida
ya no es dulce ese dolor que siento. Es algo tan duro, es tan desventurada
la vida que mi vida no vale nada, no me siento, no siento nada, es tu muerte
todo mi ser, es tu hueco, tu ausencia, es tu desaparicion lo que ha derribado
todo mi ser...
¿Dónde voy yo ahora?, ¿qué me queda? Nada, nada, ni siquiera el campo tan amado. No, ni siquiera eso, el campo, la huerta, el campo ¿qué es? Es un rastrojo, es un campo muerto, no hay nada. Después del fruto el vacío, la muerte, y la muerte es fría, la muerte huele a hielo,no hay calor, nadie puede consolar al que se le ha muerto media vida. No sirven los consuelos. Sólo me queda..., ¿qué? ¿mi corazón? ¿mis cosas? ¿Pero qué puede ser eso si no estás tú?
Dime, ¿qué edad era la tuya?... Temprano, demasiado pronto,demasiado rápido te has ido. No es tiempo, no era tiempo aún de tu partida.
iAy, Dios! Cuando queremos darnos cuenta ya es de dia. Cuando queremos
saber todo no es sino un suspiro del viento, cuando queremos darnos cuenta todo es ido, acabado, consumido, cual llama de fósforo.
¿Cómo has podido morirte, morirme? No, yo he escrito,yo he soñado, yo he deseado la muerte, pero eso no era la muerte, eso no era la muerte, ¡eso no era la muerte!.... La muerte es tu ausencia, la muerte es el hueco, la muerte es la nada, la NADA.... No, no perdono a la muerte, dama enamorada, no puedo perdonarle este robo tan cruel. No puedo tampoco, tampoco, tampoco puedo perdonar a la vida, a la vida que te ha dejado arrebatar en las garras de la muerte. Y aunque es verdad que polvo somos y en polvo nos hemos de convertir, tampoco puedo perdonar a la tierra. Odio, odio, odio la tierra, la odio, pan y fruto, pan y sal, ¡la odio!
No puedo perdonar nada de lo que ha pasado. ¡NO PUEDO!¡AY! iAy, Dios! ¿Qué soy yo? Salvaje soy que no hombre.Rayos, piedras , hachas, muerte, muerte, muerte, MUERTE A LA MUERTE. ¡Que se hunda el mundo! ¡Ya nada tiene sentido!.... Ya nada tiene sentido si tú te vas...
¿Dónde, dónde, dónde estás? Quiero buscarte aunque sea escarbando con mis dientes. Quiero encontrarte, ¿dónde estás? Mis manos,mi cuerpo, mis dientes, todo para buscarte, sólo quiero buscarte, hermano,hollar la tierra y encontrarte y besarte, aunque sea la última vez.... Y besarte, y volverte, darte la libertad de esta maldita tierra. iVuelve! ¡Vuelve! iVuelve!
Te has ido, pero no, no te has ido, volverás, conmigo, a esa casa mia y tuya, a mi huerto, a ese huerto donde labrábamos, a la higuera de la vida, volverás como flor, como abeja, como vida que eres. Volverás al arado, al campo, al surco, tú, hermano, pan y simiente de esta tierra.Volverás conmigo , y yo me alegraré, yo volveré a sonreir con la boca ycon los ojos, y mi frente volverá a ser amplia porque tú le habrás dado vida, hermano. Todo se te disputará, todo, todo querrá rodearte hasta pelear por ti...
¡Ay, tu corazón! iAy! Mi voz, enamorada, de la vida, de ti, de tu sangre, te llama. Ven, ven que aquí están los almendros de tu tierra,como mar de espuma esperándote...
iVen, hermano, ven! Te llamo en la flor del almendro, en esa pura y nueva virginidad del árbol, de la vida, de la flor, te llamo, porque te has ido, y todavía no era tiempo, te llamo porque todavía, todavía, ¿me oyes?, todavía no es hora, todavía queda vida, esperanza, y porque, además hemos de hablar mucho, mucho, mucho, compañero. Todavía tu alma y la mía han de hablar mucho, compañero, hermano, todavía.... No esta todo dicho,todavia hay que aclarar muchas cosas, decir muchas cosas...
***
BIBLIOGRAFIA SUSCINTA
Marie Chevallier.- " La escritura poética de M. Hernández" Edt. Siglo XXI
Jesús Poveda.- " Vida, pasión y muerte de un poeta. M. Hernández" Edt.
OASIS, Cuernavaca, México.
Vicente Ramos.- " Miguel Hernández" Edt. Gredos, Campo Abierto. Amplia
Bibliografía.
Luis Felipe Vivanco..- "Introducción a la poesía española contemporánea"
Tomo II. Edt. Guadarrama
Luis Cernuda.- " Estudios sobre poesía española contemporánea" Guadarrama


viernes, 22 de septiembre de 2017

DESPUÉS DE LA TORMENTA

DESPUES DE LA TORMENTA

Volvían de ver a los padres de la muchacha. Volvían en coche. Ella conducía y lo hacía muy bien. El, aunque en algunas cosas era muy hábil, para las máquinas era más bien un zote. Lamentaba de corazón cargarla con el trabajo de llevarlo siempre.
Los padres vivían hacia la zona de montaña. Aunque él llevaba ya tiempo en aquellas tierras, no le había aún desaparecido esa imagen de oeste americano de las películas de pistoleros. Mirar y contemplar la belleza de la sierra blanca, nevada, límpida como sábanas recien lavadas, no dejaba de ser una sorpresa. Estaba claro que, aunque los tópicos eran importantes, quedarse sólo en el tópico era peligroso.
En casa de los familiares el comportamiento había sido correcto, un tanto formal comparado con el de siempre. Los padres se habían mirado más de una vez como diciendo qué les pasa a estos, pero no habían dicho nada, no habían comentado nada.
Una vez en el coche de vuelta y cuando llevaban unos kilómetros recorridos, ella paró el coche. Abrió la puerta y salió. Se sentía ahogada. Aunque no era excesivo, a veces prefería estar sola.
  • Te vas a resfriar, dijo él.
  • Son sólo unos minutos, respondió ella.
El sacó el abrigo que iba en el asiento trasero y se lo coló sobre los hombros.
-Gracias..... El no dijo nada, se limitó a intentar una sonrisa. Volvió al coche y se sentó a esperarla. Sabía que era el estúpido causante de los malos humores femeninos. También sabía que se le pasaría, pero por el momento lo mejor era el silencio. Ella, tras unos minutos de mirar el paisaje , respiró fuerte y volvió al coche. Se desprendió del abrigo y lo colocó en el asiento trasero.
-¿Mejor?
- Sí, gracias. Perdona por hacerte esperar.
-Perdona tú por mi torpeza y estupidez-. No dijeron nada más, siguieron el camino sin problemas y entraron en la ciudad. Aunque el frío era también anormal, era menos que en la sierra.
Dejaron el coche en el garaje del bloque, sacaron los bultos que habían llevado y se dirigieron a la cuarta planta. El llevaba los bultos, ella abrió la puerta
-Lleva las bolsas al dormitorio, mañana las arreglo , dijo ella. Ma voy a bañar. Por favor, no entres. Quiero estar sola....
-De acuerdo, pero déjame orinar primero, estoy que reviento-. Mientras tanto ella sacó la ropa de dormir y preparó la ropa para el día siguiente, había que trabajar. Era muy rápida. Cuando él salió del baño ella ya estaba haciendo cola.
El también preparó sus cosas y se sentó en el sofá del comedor mirando hacia la ventana con un cierto aire de resignación. No se podía hacer nada contra las tormentas, sólo tener paciencia.
Ella se frotaba lentamente, se acariciaba la piel y dejaba que el agua caliente le penetrara hasta la médula. Cuando terminó se sentía mejor, pero golpeada por mil palos. Su interior se iba recuperando, pero la musculatura te dolía. Salió del baño, fue al comedor y se dirigió hacia él.
-Gracias.
-¿Puedo entrar?
-Sí, claro
Ella llevaba un camisón blanco que se adhería al cuerpo, era semitransparente. Le hacía resaltar la figura que , sin querer, lo excitó un tanto. Ella se puso una bata y se fue hacia la cocina. Preparó unos vasos de leche con miel, y se sentó a esperarlo. Cuando él terminó, también vestía pijama y bata color gris. Ella le tendió el vaso de leche.
-Gracias, cielo-, ella no le respondió. Cuando terminaron de tomarlo se miraron y miraron el reloj
-A dormir, dijo él con la mejor sonrisa que pudo, aunque la miel no había terminado de alegrarle
- Sí, vamos-. Entraron en la habitación y cada cual se fue hacia su lado de la cama.
-Cariño-, dijo él
-No, por favor, no digas nada. Hoy prefiero el silencio.

-De acuerdo-. Se acostaron y ella se arrimó a él y lo abrazó, se juntó lo más que pudo y sin saber cómo ni por qué comenzó a llorar. Era el comienzo de la recuperación. La rodeó con sus brazos y casi llorando él también , se quedaron dormidos, señal de su compenetración. Soñaron que se amaban como nunca lo habían hecho. Al despertar tenían justos sus labios. Comprendieron que habían soñado lo mismo. Entonces empezó la fiesta. Había ganado el amor. 

martes, 12 de septiembre de 2017

TRADUCCIONES

TRADUCCIONES


A las 4 de la tarde

A los jóvenes que se encuentran emocionalmente a las 4 de la tarde.
Vivir sin preocuparse de la compañía.
No (me) importa valerse de ella (de la compañía) para vivir.


Al preguntarle a una chica (joven) de 23 años en qué hora se encontraba si comparaba su vida con un día, respondió con voz seca: “Nosotros desde que nacimos estamos a las cuatro de la tarde”.
Hay más chicas jóvenes de lo que los mayores piensan que dicen que no han podido concentrarse en su vida en algo.

SUFRIR CON EL PROPIO YO
Hace unos días , a un joven de 23 años que trabaja en una empresa de comida rápida, le pusieron como objetivo a cumplir la venta de cincuenta pasteles de navidad. El padre, para que su hijo pudiera cumplir con su objetivo, compró unas decenas de pasteles y los repartió gratuitamente entre vecinos y amigos. Al poco el hijo dejó el trabajo.
“Todos los amigos de la época de la universidad dejaron el trabajo . A todos ellos les va bien”, añadió el joven.
En provincias, un joven fue admitido en un famoso banco. También al cabo de un año lo dejó. Decía que el trabajo del banco estaba al servicio de los clientes, sin embargo, la realidad era que sólo era una exigencia , por lo que se sintió defraudado. Lo dejó y empezó a dar clases para aprender un oficio. Cuando fue allí comprobó que todos los presentes eran jóvenes que tenían el mismo historial que él.
Para un joven que en se había especializado en Ciencias Económicas en la universidad, elegir un trabajo en el que se amasa el barro, en el que se sigue el camino del artesano del “sushi”, un trabajo en el que se está en contacto con la vida, con la simplicidad de la vida, ese es el verdadero trabajo.
No sé si ellos llegarán a convertirse en el futuro en artesanos de la cerámica o en profesionales de la cocina.
Están aumentando de manera espectacular los que van por libre, verdaderos licenciados sin trabajo.
Los hay quienes tienen conciencia de su propio ser. Aunque su propio ser no está en ninguna parte, alimentan la ilusión del propio yo viviendo en un mundo de espejismos que les hace sufrir al sentir que su relación con el mundo no está en armonía.
Por otra parte, los jóvenes que tienen ganas de obtener dinero con su propio trabajo, lo hacen tras comprobar una gran cantidad de puestos relacionados con las ventas.
Los hay quienes apartan a sus madres con el brazo y se van al trabajo aunque tengan cuarenta de fiebre, diciéndole que no quieren causar molestias a los compañeros, que en los tiempos que corren una dureza de tal calibre es de lo más normal.
Son los padres de mayor nivel intelectual los más confundidos al encontrarse en la disyuntiva de tener que decir a sus hijos que trabajen o que dejen el puesto de trabajo que tienen.
El trabajo se parece al matrimonio.
1.- En los dos casos la persona sólo puede tomar una decisión cuando considera que para ella es imprescindible la otra persona ( o empresa). Aunque los padres estén en contra, si la decisión de la persona es firme, todo está hecho.
2.- Aunque desde fuera se considere que las causas para la separación ,o para dejar la empresa, no son suficientes, el interesado debe separarse si considera que ese no es un matrimonio, o trabajo, ideal.
3.- Van en aumento los que sienten miedo a tomar una decisión.

Aunque estamos en una época en la que casarse se ha convertido en un problema, el “divorcio en Narita” va en aumento.
Aunque cada vez es más difícil conseguir un puesto estable en una empresa, no deja de aumentar el número de los que abandonan pronto el puesto de trabajo. Los que van por libre también van en aumento.
Es inútil las advertencias del tipo:” Mira la realidad”, o “Esfuerzate en cooperar”.
Mientras más fuerte es el deseo, la esperanza, puesta en el trabajo o en el matrimonio, más difícil se hace. Es una paradoja, pero es así, existe.
Lo que más complica todo es que piensan demasiado en el trabajo o en el matrimonio (ideal). El intelectualismo es una trampa.

CONSEGUIR UN AMOR Y APAGARSE
Las personas quieren ser amadas por aquellos a los que aman. Sin embargo, en tanto en cuanto son amados pierden su propia identidad. Esto ocurre porque lo que persiguen es el amor de una persona que no sea como ellos. Una persona como ellos, consideran, no puede amarlos. Una vez se percatan de que esa persona los ama, las características especiales de su amor, es decir, su razón de vivir, desaparece.
Como dijo Groucho Marx: “ Yo no quiero entrar en un club que quiera a un personaje como yo”. El valor añadido sicológico es lo ( ) el amor.
Lo mismo que se exige al compañero amoroso, se exige al puesto de trabajo. Aumenta sin cesar el deseo, pero en cuanto se sabe que el puesto es de uno , el amor al trabajo desaparece. Las personas se sienten más solas en tanto en cuanto más aman. Por eso piensan desde el principio no amar a nadie, no trabajar en ningún sitio.Una vez empiecen a trabajar o se casen, su valor pasa a ser propiedad exclusiva del otro. Por eso, los estudiantes que han empezado a tener ilusiones con la búsqueda de trabajo, huyen de ello. Hasta este punto el matrimonio y el trabajo son iguales.
Si dos personas no pueden amarse al mismo tiempo ¿por qué esforzarse en una relación que produce dolor? Sin embargo, en la relación con la compañía llevan claramente las de perder.
Considero que en su interior está sumida la idea de que les dolerá si alguien ve que un persona tan normal como ellos se esfuerza con aparente seriedad.
Ciertamente hay gente que trabaja, vive concentrada en su trabajo, sin ser oprimida por el grupo ni perder su valor como ser humano.
Es la única diferencia entre el trabajo y el matrimonio. Si se tiene confianza en una mismo, no importa utilizar la compañía para el propio beneficio. No se trata de abandonar la lucha, se trata, simplemente, de no procuparse.
El promedio de vida laboral es, como mucho, de unos cuarenta años. La mitad de la vida promedio de la persona. Después de las cuatro viene la hora de la cena con comida y postre.....

LOS GORDOS AMERICANOS Y YO
(LA GORDURA AMERICANA Y YO)

Siempre hay una cosa en la que suelo pensar cuando vago por cualquier aeropuerto estadounidense. Y pienso en ella , especialmente, cuando llego (vuelvo) allí desde Europa o desde Japón.
Todos, absolutamente todos, los estadounidenses que pasan ante mis ojos
son grandes y hermosos (gruesos, gordos).
Hace poco leía en un periódico que los estadounidenses adultos, en comparación, (comparados) con los de 1960 han crecido 3,2 cms. al tiempo que han engordado 20 kgs.
El 31% de los adultos y el 15,5% de los (que andan entre los diez y los veinte años) jovencitos sufren de obesidad.
No es algo que no me incumba. Desde que vivo en EEUU también yo he aumentado considerablemente (bastante) de peso. Cada vez que regreso a Japón me lo dicen, por lo que me resulta muy duro. (Así somos las mujeres)
“!Cómo has engordado! ¿Has engordado? ¡Oye, oye... parece que has engordado!” Me da repelús (me entran escalofríos) sólo de recordarlo.
Aunque la gente muestra una preocupación innecesaria, cuando me lo sueltan me siento herida y me hundo.
Desde antiguo soy de la opinión de no hacer comentarios sobre el aspecto externo de las personas.
En la escuela primaria, cuando una chica se cortó el pelo y fue a la escuela , hubo alguna compañera que le soltó un “no te sienta bien” que me pareció completamente absurdo e inútil.
El pelo no va a crecer de golpe, por mucho que se le diga algo así. Por ello, me parecía mucho mejor decirle que le sentaba bien y hacer que la persona se sintiera a gusto.
Esa era mi técnica, pero una técnica que nadie comprendía. A una mujer que está gorda, por mucho que se le diga, no va a adelgazar de hoy para mañana.(No adelgaza) La gente se lo dice aunque es absurdo.
Ultimamente, para evadirme de la cuestión a través de la risa, digo que he engordado para camuflarme, pero soy consciente de que en ese momento se me mueven los músculos de los carrillos.
La gordura (obesidad)de los estadounidenses tiene su origen en el exceso de alimentación y en la escasez de ejercicio. Digamos que la mía está originada por el camuflaje y por comer demasiado.
La verdad es que existen muchas, muchísimas razones. Cuando se come fuera no se sabe si la cantidad (que te ponen) es para alimentar a una vaca o a un caballo. Sin embargo, una ha sido criada en la cultura japonesa. ( Una ha crecido en la cultura japonesa) En mi diccionario existe la palabra desperdicio, en el de los estadounidenses no. Dejar algo me crea (produce) remordimientos.
Los restaurantes tienen recipientes preparados para que el cliente se lleve las sobras, y aunque no dejo de considerarlo, termino comiéndomelo todo.
Cuando uno se acostumbra a comer mucho fuera, termina por hacer también mucha cantidad (de comida) en casa y comiendo mucho (demasiado).
Para colmo, (para más INRI) me gusta mucho el dulce. Se me hace irresistible el “chocolate brauni” y el rollo de canela, un dulce que tiene más de mil calorías, especialidad americana, extremadamente dulce y aceitoso.
He leido en alguna parte que, antiguamente, las mujeres obesas pasaban sanamente (sin problemas) el periodo de la menopausia. No recuerdo dónde ha sido. (dónde lo leí) Incluso no estoy segura de haberlo leido o no.
Tengo una amiga verdaderamente hermosa (gorda, gruesa, obesa) Pensaba que no se preocupaba mucho de estarlo o no. Pero hace poco me dijo: “ Tú dijiste que era mejor estar gorda durante la menopausia. Yo he vivido creyéndomelo...”
Creer en algo nos salva. No tengo nada en que apoyarme, pero lo pienso.


¿DÓNDE VAN LAS PERSONAS CUANDO MUEREN?
(¿DÓNDE VAMOS AL MORIR?)


Hasta hace doscientos o trescientos años saber dónde se iba tras la muerte era un tema muy importante para el ser humano. Hasta entonces las peronas creían en la religión. Cualquier religión tenía una explicación para el tema de ultratumba , a través del cual aliviaban a las personas salvándolas de la desesperanza. Con posterioridad, el ser humano empezó a creer en la ciencia, lo que le llevó a dejar de creer en la religión y a procurar no pensar en el tema de la muerte.
En la actualidad se procura no pensar en la muerte, pero por mucho que se quiera obviar, la realidad es que la Parca nos visita.
Yo, que ya he entrado en la senectud (tercera edad, vejez), debo comenzar a considerar el tema.
Como japonés que soy , las “Conversaciones (historias) de los antepasados” de Kunio Yanaguida son una buena referencia.
Hasta hace un par de generaciones, cuando se preguntaba a los japoneses que dónde se iba al morir, solían contestar diciendo que al Paraiso. Pero Kunio Yanaguida duda de que creyeran de verdad en ello. Todo porque el Paraiso, según las Escrituras Sagradas, se encuentra hacia el oeste, a millones y millones de kilómetros de distancia.
Sin embargo, en el Budismo japonés, el centro de las manifestaciones religiosas está en la honra a los antepasados, recibiendo a sus espíritus en épocas como el “Obon” etc., cuando descienden de la montaña.
Si el espíritu de los antepasados desciende de la montaña, ¿cómo puede ser que vengan del oeste, a miles y miles de kilómetros?
Kunio Yanaguida deja muy en claro que para los japoneses hay una serie de creencias superpuestas. Los japoneses, en la fachada, creen en el Budismo, pero en su interior tienen una creencia que es anterior al mismo. Considera que el Budismo se ha fundido con una religión ancestral, convirtiéndose en una costumbre extendida a todo el mundo.
Los japoneses, desde antiguo han venido creyendo en que al morir las almas se separan del cuerpo y llegan al cielo a través de la montaña. Allí son recibidos por los antepasados y llevan una vida muy similar a la de aquí.
La vida en el otro mundo tiene las mismas normas que en éste, sólo que todo está al revés. Lo que aquí es día, allí es noche. Lo que aquí es derecha, allí es izquierda.
En la actualidad, que se ponga el kimono hacia la derecha, que se vele al difunto, es un resto del sentimiento existente de querer mandar al difunto al otro mundo de una manera correcta, tanto en el tiempo como en la compostura.
También se siente que la otra vida está cerca y se vuelve para ver a los nietecitos. Es asi como durante un tiempo los espíritus de los antepasados viven en el otro mundo y con posterioridad vuelven a éste.
Muchos antepasados vuelven a este mundo en la figura de lo que serían sus nietos.
En la actualidad son muchos los que creen en ello cuando dicen que el recién nacido se parece mucho a su abuelo o es la viva reencarnación del mismo.
No sólo son las personas, cualquier ser viviente, al morir, su alma va al cielo, se queda algún tiempo allí y después regresa reencarnado en otro cuerpo.
A decir verdad, yo, últimamente, he dado en pensar en que, como la mayoría de los japoneses creen, me iré al otro mundo, me quedaré un tiempo, volveré en primavera y en otoño para ver a nietos y bisnietos, intentando molestar lo menos posible, estando sólo dos o tres días con ellos, y al cabo de cincuenta años volver reencarnado como el nieto de mi nieto (mi tataranieto). En lo que me quede de vida intentaré con todo mi corazón que la próxima vida sea la mejor de las vidas posibles.


DESARROLLO DE LOS SENTIDOS

Oler, oir, saborear, tocar, mirar. Desde hace tiempo vengo trabajando con estos temas como material.
El hombre actual, se dice, en un ochenta por ciento depende de la vista para la obtención de información. Suele pensar que con sólo mirar ya sabe, ya entiende.
Yo siento que cuando no se usa el sensor de los cinco sentidos se acaba por olvidar la forma de utilización.
Como ejemplo podríamos decir que hay madres que han llegado a serlo sin tener experiencia previa de cómo se abraza a un niño. No saben cómo abrazar a sus hijos y sienten que al tocarlos se les van a romper entre las manos.
El resultado de no haber aprendido a tocar es que estamos en una época en la que hay que enseñar a hacerlo.
Uno de los aspectos que se consiguen tocando a los hijos es que estos suben de peso y también disminuyen su estrés. Es una forma muy importante de comunicación que sirve de reemplazante a la (palabra) conversación.
He estudiado la situación de niños que no han sido debidamente abrazados,(tocados) por sus madres.
Uno de los problemas actuales en la escuela es la incapacidad para el aprendizaje, la incapacidad para darse cuenta y concentrarse.
Hay niños que no tienen problemas de capacidad intelectiva, pero sí tienen muchas dificultades para aprender a escuchar, a hablar, a leer, a escribir, a hacer operaciones matemáticas o cualquier otra habilidad, así como dificultades de uso de las mismas. No pueden estar quietos y se dedican a tirar cosas y a moverse constantemente. Entre estos chicos los hay que son icapaces de tocar o no tienen desarrollado el sentido de ( ) Hay un lugar para estos niños en el que se intenta equilibrar los sentidos dándoles un acicate.
Lo más probable es que no hayan tenido la oportunidad de formar (desarrollar) la red de los sentidos.
Ultimemente ha disminuido considerablemente el que los niños suban a los árboles o se monten en zancos. También se ve cada vez menos durante la crianza que se les lleve a la espalda ( se le monte en cucurumbillo)
El que los mayores hayan hecho una sociedad cómoda y confortable ha repercutido en la disminución de acicates para el desarrollo de los sentidos de los niños.
Los educadores consideran como básico que los niños sepan leer, escribir y hacer cálculos, pero cuando se tiene como base los sentidos es cuando por primera vez se puede desarrollar la capacidad cognoscitiva y del lenguaje.
El uso de los sentidos es fundamental. Con ello se profundiza en la comunicación y se establecen unos lazos fuertes en la familia. Es el conducto por el que se enlaza nuestro interior con el mundo exterior .
Los sentidos nos hacen despertar y ser conscientes de las diferencias al ayudarnos a la comparación.
Descubran cuántos sensores posee cada uno. Cuando se empiecen a dar cuenta sentirán la alegría de percibir las diferencias. Sin duda que hará sus vidas más ricas y más apacibles.


RECUERDOS DE SOBREMESA
(“YAMAME” CON ARROZ, ESPECIALIDAD DE LA CASA)

Mi esposo dice que se casó conmigo ( el motivo de casarse conmigo) porque preparo una buena comida y además muy rápido. Ciertamente, la preparo con rapidez. Desde que enchufo la olla del arroz hasta que termina de cocerse lo tengo todo dispuesto ( Lo preparo todo, lo hago todo)
He criado a tres hijos y he trabajado ,además mi esposo siempre ha cenado en casa, por eso siempre hacía los preparativos de la comida con algún crio colgado a la espalda.
El punto más importante de la comida en mi casa son los ingredientes.
Niigata siempre ha sido una provincia rica en productos alimenticios, especialmente en arroz. Un amigo que mi familia tiene desde hace treinta años, cultiva arroz sin fertilizantes, tipo koshihikari, para su família y la mía exclusivamente.
En la estación que se avecina mi esposo ha solido ir cada fin de semana a pescar. Siempre le he preparado gran cantidad de “oniguiri” y lo he despedido con un “!Que lo pases bien!” (Hasta luego)
En el mar suele pescar (nombres de peces)

Con ellos suelo hacer junto al arroz koshihikari un plato como el niguirisushi. Cuando pesca mucho hemos solido llamar a unos veinte amigos y hacer una fiesta en casa.
Aparte del sushi, hacíamos pescado hervido y cuando llegaba la primavera usábamos (productos) vegetales de (la) montaña totalmente naturales. Pensándolo bien fue una época de lujo, especialmente porque esa vida es completamente imposible llevarla en Tokyo.
Cuando llegaba la pesca( ) traía gran cantidad de iwana, yamame y truchas arcoiris. Tenía un congelador especialmente para eso. Como existe tiempo de veda, siempre lo mantengo guardado en cantidad. El yamame sólo se pesca en cantidad (copiosamente) una vez al año. Es entonces cuando solía preparar arroz con yamame. Tal vez es un plato que sólo comíamos (comemos) en casa.
Una vez vi en televisión preparar arroz con ( ) , y pensé que seguramente se podría hacer también con yamame.
Hago caldo con yamame asado con sal, salsa de soja (shoyu) y sake (licor de arroz). Se tiran los peces después de hervidos y se cuece el arroz en un recipiente con el caldo obtenido. Aparte se pone sobre el arroz los peces asados con sal. Esta es la especialidad de mi casa: Arroz con yamame.
Se necesitan para el caldo unos peces de unos 25 cms. Para asar y para el caldo. Para cada tarea (cosa) se necesitan unos cinco pescados, lo que hace un mínimo de catorce piezas.
El yamame es un pescado difícil de conseguir, por lo que sólo lo he preparado cuando vienen los amigos o en ocasiones especiales.
Mi madre me puso un cuchillo en las manos en el momento en que empecé a tener uso de razón. Me hacía mondar tubérculos. Yo he hecho lo mismo con mis hijos desde que tenían dos años. Los hacía mondar manzanas. Siempre he considerado que la comida es fundamental en la vida de las personas y, no importa que se sea hombre o mujer, cada uno debe hacer lo que esté en su mano ( lo que pueda), por eso , debido a mi condición de parlamentaria, cuando no estoy en casa, cada uno se prepara su comida, y lo cierto es que lo hacen cada vez mejor. Por supuesto también mi marido. En los tres años que llevo de parlamentaria éste ha sido el cambio más importante.


DIARIO DE MARIKO

A partir de septiembre empecé a sentirme resfriada. Aunque he ido al médico, el resfriado no se va.
Fuí al médico a que me pusieran una vacuna contra la gripe. Al parecer este año es muy fuerte.
“No podemos inyectar a las personas que tienen tos. Venga de nuevo cuando esté bien”. Fue lo que me dijeron.
Cuando unos días más tarde me puse en contacto con el médico, me soltó: “No estamos en época de tener vacunas”. Me sentí como si me hubieran dejado completamente abandonada en medio de un prado( descampado, desierto).
Este año me resfrié en enero y tardé mes y medio en curarme. Haciendo cuentas resulta que durante medio año mi nariz no ha dejado de tener moquillo.
Por el momento dejé la dieta y decidí comer todo aquello que me gustara (apeteciera) Lo más importante para la persona es tener energía.
Por mucho que se adelgace,si uno cae enfermo nada tiene remedio. Por eso, cuando cogí el primer resfriado, comí todo lo que quise. Todavía no he rebajado los cuatro kilos que engordé entonces.
Por otra parte, me encantan tanto el alcohol como los dulces. ¿Cómo podría explicarlo? Es como si el cuerpo estuviera libre de su prisión. Sólo es (fue) en este tiempo en el que estoy libre de las miradas del médico (cuando estuve libre del ojo avizor del médico).
Un día de aquellos había quedado en verme con el señor Fujiyara en el aeropuerto de Haneda.
Fujihara es un antiguo compañero de bachillerato que aparece con frecuendia en mis ensayos. Me llevo bien con mis amigos del bachillerato. El es uno de ellos.
En la época de estudiante en Waseda era conocido con el sobrenombre de “Animal Fujihara”, siendo considerado un genio del rugby. Como su nombre indica, es grande, parece un gorila hecho persona.
Fuí de viaje con él porque tiene un compañero (muchos compañeros) de rugby en Hakata. Ese hombre era el promotor de una conferencia y me pidió que asistiera. Para que él fuera como mi acompañante existe una razón. El hombre había dicho: “ Llevaba tiempo dudando cuándo abrir la botella de Romane Conti. La abriré para la Sra. Hayashi”
En su época de representante comercial, era responsable de la empresa en Europa. Fue entonces cuando aprendió los sabores del vino. Aparte de Romane Conti, dijo que abriría una botella de Mouton Rotchild. Por eso me decidé a venir con él.
Cuando llegué al mostrador en que habíamos quedado, no puede evitar lanzar un grito. Ese día llevaba yo un abrigo negro.Fujihara llevaba un abrigo exactamente igual. Si no sabíamos comportarnos, la gente iba a pensar que éramos una pareja de amantes maduros que habían decidido vestirse igual para hacer un viaje. Yo me quité rápidamente el abrigo. Estornudé, pero era lo mejor.
Llegamos a Hakata. Di la conferencia. Aunque hubiera podido volver el mismo día, quería tomar Romane Conti y Mouton , y aunque no sé nada de vinos, es de buena educación tomar un vino caro al que se ha sido invitado.
Fuimos a casa del señor. En su piso comenzó una cena muy entretenida con él, su esposa y nosotros dos.
El compañero de rugby de Fujihara es excelente haciendo comida. Como aperitivo sacó varios platosde pez globo. Con este plato tomamos un blanco Mont Ranjou. A continuación Romane Conti. Era la tercera experiencia en la vida.
Aunque no entiendo de sabores, ser invitado a algo tan caro hace que la emoción envuelva a uno. Pez globo y Romane. Fue un momento que no hubiera podido saborear de no haber estado resfriada.


SUS ARMAS: EL CHELO


El mismo Casals hizo los arreglos del “Canto de los Pájaros” ( Canción de los pájaros), una canción de navidad de origen tradicional, originaria de Cataluña, en el noreste de España.
La Canción de los Pájaros siempre acompañó a Casals en el sentimiento hacia su patria, España, y hacia su región ( patria chica), Cataluña.
Después de la Guerra Civil, cuando nació el régimen político de Franco, en el año 39, como estaba en contra de aquel régimen (político), dijo que no volvería a su patria mientras no hubiera un regimen político de libertad, y se exilió a Prado, un pueblecito en el sur de Francia, cercano a la frontera.
A los 96 años falleció en Puerto Rico, la tierra de su madre, sin haber vuelto a pisar su lugar de nacimiento.
A los 45 años de su exilio mandó un mensaje a sus paisanos catalanes a través de la BBC de Londres. Era la Canción de los Pájaros.
Como los paises aliados admitían el régimen de Franco con su silencio, declaró que no tocaría en ninguno de los paises que lo apoyara, y fue así como dejó de tocar en público.
En el año 61, cuando Hirai , un chelista al que se consideraba su continuador, volvió a Japón, organizó un concierto para el cual le pidió que dirigiera y aconsejara. Casals vino a Japón, pero no tocó.
Los músicos del mundo que admiraban a Casals y sus conciertos, empezaron a organizar un festival musical en Prado, en 1950, cuando se cumplían los 200 años del fallecimiento de Bach.
Casals es el chelista más representativo del S.XX. Cambió la forma de tocar, sacó de los archivos y resucitó una obra a la que nadie se atrevía a meter mano: La Suite para Chelo de Bach ( Opus nº 3 en C Mayor y nº 5 en C menor)
Esa fue su gran aportación.
Sin embargo quedó hasta el final la gran impronta de Csals como un hombre pacifista.
En el año 63 fue presentado por el Secretario General de la ONU. U TAN no sólo como un gigante de la música del siglo XX, sino como un hombre conocido por todos los que han contribuido a la paz y al desarrollo de los Derechos Humanos.
En eño 58, junto a su amigo Shubaits, tocó con el título “¿Paz o Guerra Nuclear?” , entre los que hicieron llamamiento a la URSS y a los EEUU para que prohibieran la proliferación de armas en el mundo.
Las armas de Casals era la música, y entre ellas la “Canción de los Pájaros”, símbolo del pacifismo y de su patria, grande y chica.
En los años 58 y 71 tocó en las Naciones Unidas la Canción de los Pájaros, en la que llevaba incluido un sentimiento de paz y de amor a España.
A propósito ¿será verdad que los pájaros en Cataluña cantan diciendo Peace, Peace?
Cuando las mimosas empezaron a vibrar metí una grabadora en la maleta y me dirigí a Cataluña para comprobarlo.



PUNTOS: CINCO VECES MAS

Para mí, que tengo un trabajo con el que si me descuido estoy todo el día encerrado en casa, una forma de expansionarme es ir al supermercado a comprar.
Por supuesto, voy a comprar alimentos y cosas de uso cotidiano (diario) , no lo hago por simple gusto. Como mi forma de comprar es muy seria, durante ese rato me olvido de todo.
Alrededor de las cuatro de la tarde, cuando empiezo a sentirme cansado del trabajo es cuando empieza la hora de las compras.
Primero decido la cena, echo un vistazo a los anuncios de rebajas que vienen en las hojas incorporadas al periódico. Escribo en la parte de atrás de los recibos de otras compras, con la intención de reciclarlos, las cosas que voy a comprar. Meto en la bolsa de la compra los cartones de leche y las bandejas de polietileno para reciclaje y salgo de casa a toda prisa.
Algo que no debo olvidar entonces es que, para que no me recuerden como un tipo maduro extraño que anda dando vueltas por las calles a media tarde en un día laborable, tengo que cambiar el jersey, las sandalias etc., por unos pantalones vaqueros limpios y unas zapatillas de deporte. Cortarme los cuatro pelos de la barba, arreglarme los remolinos de la cabeza y en lugar de ponerme una gorra de jugador de beisball, ponerme un sombrero. También tengo que saludar a los vecinos que encuentre.
Si sólo me reduzco a comprar lo que he escrito, puedo volver pronto a casa. Pero el problema es que hay una gran cantidad de cosas baratas que no están en los anuncios. Así que, mientras no le doy una vuelta a todo el supermercado, no me quedo tranquilo. Si además ese día es de los que “haciendo una compra de más de dos mil yenes le damos cinco veces más puntos”, es decir el día “quintuplo”, el sentimiento en esos momentos también se multiplica por cinco.
Empieza entonces una cuenta muy detallada, de la siguiente guisa: “ Me queda queso en lonchas para más de medio mes, todavía tengo un bote de mayonesa. Pero pensando en ello, me paso de los dos mil yenes.
Estando en este trance, pensando en cual de los dos tipos de voy a comprar, al lado mío una señora madura me pregunta que cómo se comen. Yo, que no estoy prepararado para responder cómo se comen los , le doy una repuesta absurda: “ Se abre la bolsa y el contenido se toma tal cual “. ¿Ah, sí? ¿Se comen tal como están? , repite la señora que, después de observar un rato el pescado se decide y termina comprándolo. ¿Sería que hasta ese momento no había comprado ni comido una vez siquiera el

A veces hay señoras de la caja registradora a las que les gusta sermonear. Un viernes por la tarde, cuando quería comprar un cartón de huevos: “El sábado hasta mediodía están a mitad de precio. ¿Los compra ahora? “, insiste. Le pregunta a todo aquel que quiere comprar huevos.
Para mí es imposible una cosa así. Para un tipo como yo, que se mueve de noche, es imposible venir durante la mañana a comprar, pienso, aunque estoy amarrado por los puntos.
Sin embargo no son pocas las “Marías” que devuelven los cartones de huevos. ¿De verdad vendrán mañana a comprar exclusivamente huevos?
Recuerdo haber visto un sábado por la tarde a una señora con cara de preocupación preguntar a una dependienta: “He visto el anuncio de los huevos a mitad de precio. ¿Es que ya se han terminado? . “Mil perdones, pero era sólo por la mañana”
- Ah, por la mañana, repetía la señora con cara de
Seguramente será, pensé, una señora recien mudada. Seguro que la semana próxima viene por la mañana.
Escondiendo mi esparcimiento, vuelvo a casa, pero serguro que también hay alguien que me observa.





ENTREVISTA

Aunque estamos a mediados de mayo, el pronóstico del tiempo soltó que la temperatura de hoy sería como la de marzo.
Durante el desayuno yo comenté que la temperatura sería como la de marzo. En esas condiciones me dirigí a la estación. A medio camino, varias “Marías” hacían corrillo charlando.
“Ay, qué frío”, dice una dirigiéndose a las otras mientras por otro lado afirma con la cabeza.
“Eso, eso. Hoy la temperatura será como la de marzo”. Las palabras pronunciadas por alguien en un estudiode TV. se han propagado rápidamente (se han comenzado a usar) por todos los rincones de la región de Kanto.
La sensación estaba entre la extrañez y lo gracioso. Yo lo ví porque quería saber la predicción del tiempo. Sin embargo también hay programas que he visto por casualidad. Uno de ellos fue “Especial con las Estrellas” “Eigo de Shaberanai nigt” (En inglés esta noche) Como dice el título, es un programa para la enseñanza del inglés. Me pareció interesante como para sentarme bien y ponerme a verlo.
Al parecer, a la mitad del programa hay un espacio en el que se entrevista a extranjeros famosos en inglés. Ese día era un especial con las mejores entrevistas.
Aunque el japonés es ya de por sí difícil, había que usar el inglés. El entrevistado es extranjero. Fueron apareciendo en la pantalla escenas de las entrevistas que había realizado Yumiko Shaku.
Tenía que hacer conversaciones sustanciosas con personajes de la categoría de Cameron Díaz, Jennifer López etc. Lo que más me emocionó fue lo siguiente:
Parecía como si Shaku no hubiera entendido la esencia de lo que es una entrevista y estuviera dentro del agua dando manotazos sin avanzar. Debió ser terrible.Sin embargo, conforme iba acumulando experiencia se iba engrandeciéndo. Era como para no perderlo de vista. Me sentía atraido por la fuerza de atracción de la persona.

La forma de hacer una entrevista, las palabras intercambiadas en el estudio....
La clave del éxito de la entrevista no está en el entrevistado, sino en el entrevistador.
Lo que no se puede hacer es traer preparado un cuestionario y pasar de una pregunta a otra sin darle importancia a la respuesta. Alguien dijo que una buena entrevista es un peloteo mútuo.
Lo más terrible de todo es terminar las preguntas preparadas y que aún sobre tiempo, añadió humorísticamente, aunque, la verdad, también afirmó que cuando se llega a esa situación no es nada humorístico.
Esta afirmación estaba cargada de la experiencia de las personas que se dedican a la entrevista. También se dio un ejemplo típicamente japonés.
No es extraño escuchar una entrevista a los mejores jugadores de un partido de baseball. Sería más o menos así:
Maravillosa carrera, terminándose en afirmativo. La única repuesta posible es dar las gracias.
En las retransmisiones deportivas es muy frecuente. Pero eso no es preguntar, es dar una opinión personal. En América sería algo impensable...
Fue una respuesta agradable.
Para hacer más viva la conversación tal vez no carezca de sentido. Sin embargo, si se entiende que el valor de una entrevista está en sacar de las palabras del entrevistado algo de valor en un tiempo reducido, esta forma de preguntar no debiera ser posible.
Fue una observación que sonaba muy lógica.
Las frases del tipo: La temperatura de hoy será como la de marzo , seguramente no se propagarán por todos sitios.
Considerando que sería una pena, quise dejar constancia de ello.

NOTA.- Llevo ya años encargado de una clase de traducción. Los alumnos eligen el texto en japonés, en general del periódico,y yo elijo el español del periódico o de algún libro etc. Estos son algunos de los resultados de hace unos años.