sábado, 22 de abril de 2017

HUMEDAD

HUMEDAD

La flor en su exterior tenía un color oscuro, como tostado por el sol. Desde dentro subía hasta la salida de la campanula una fragancia a vainilla mezclada con agua de rosas, con olor a rosa y a jazmín temprano.












Seducida por aquel perfume, la mariposa se acercó a la entrada de la flor. Se posó sobre ella. Aunque era ligera como brisa marina al atardecer, la flor reaccionó. Era como si la mariposa hubiera tocado con sus livianas patitas uno de los puntos neurálgicos de la flor.
La flor, tranquila ya, abrió ligeramente sus labios. Parecía querer besar, ser besada por la larga trompa de la mariposa. Era el tiempo en que las flores están avariciosas de polen, en que los animales aullan, rugen en la noche porque no pueden aguantar la soledad del cuerpo y la vida se le rompe por las venas.
Las trompas mariposonas fueron como lamiendo los pedúnculos florales. Las trompas iban de arriba hacia la izquierda dulcemente, llegaban a la clave de abajo y volvían a












subir por la derecha hasta llegar a esa especie de saliente que recogía el polen y toda la sensibilidad de la flor. Una vez la mariposa cubría las papilas femeninas de la flor con las alas, las trompas comenzaron a frotarse en redondo, de arriba hacia abajo, desde la punta más aguda hasta el tronco .
Las patitas iban hacia abajo y en su parte más baja parecían contraerse y extenderse como en un sístole y diástole del corazón.
Desde el fondo del cáliz de la flor se diría que un regurgir de toda ella afloraba hacia arriba. La misma flor quería como cerrarse sobre sí misma y tragarse a la mariposa en un deseo imposible de explicar, deseaba que sus patas fueran más largas y más gruesas y llegaran a ese punto en que el magma lubricante de los conductos de la misma fluía como fuente en el campo , de manera imposible de detener.










La entrada de la flor , en un principio de color tostado, fue transformándose a un color rosado y del rosado pasó al rojo. Un rojo que decía que todas las potencias de la tierra, que toda la potencia de la planta se entregaba buscando el polen de la vida.
La mariposa, increiblemente cargada de un viscoso líquido blanco fue derramándose dentro del cáliz floral. El interior de la flor succionaba a la mariposa, era como el ordeño de cualquier animal de leche. La fuerza interior de la musculatura apretaba suavemente las patas mariposeras para dejarlas después en libertad.
Veinte, treinta minutos , el tiempo era eterno y dulce, pasaron. La flor quedó preñada de polen y la mariposa languideció viniendo a desfallecer dentro de la flor.
El mundo seguía su curso y la luz del sol descubrió la maravilla de la flor, sonriente, como bebé más que satisfecho.
La flor toda, el tronco, había absorbido toda la humedad del mundo cuando la noche abre y el rocío de la mañana deja su puntito de transparencia en los campos con antelación iluminados por la luz de las estrellas.
Fragancia de flores
se elevan
de las profundidades
de tu ser.
Mariposa arrullada
explora el secreto que escondes.
La vida florece de nuevo
por encima del tormento y la soledad
La vida ha triunfado
el perfume de tu cuerpo

es la señal. 

miércoles, 12 de abril de 2017

TANKA

TANKA
El tanka es un tipo de poesía tradicional japonesa. Consta de cinco versos de 5-7-5-7-7 sílabas.
Historia de los Tankas
Hace más de 1400 años que se registraron los primeros tanka. Según algunos autores, su principal utilidad era la de transmitir mensajes secretos entre amantes; una pequeña síntesis matutina de lo que una tempestuosa noche de sexo había representado para el autor, como queriendo volver a las maneras y palabras del cortejo, algo así como una nota de agradecimiento al proporcionador de tan carnales placeres. Se enviaban escritos en un abanico o amarrados a una flor en botón y eran entregados en propia mano por un mensajero a quien se recompensaba con un trago y la oportunidad de coquetear un poco con el personal doméstico... mientras la parte proporcionadora escribía un tanka en respuesta al primero y que el lacayo debía llevar a su amo. Estos breves poemas, deberían tener tal contenido que los enamorados supieran a qué se hacía referencia, pero ser lo suficientemente crípticos de guisa tal que el intermediario quedase en babia si hubiera intentado sorprender algún secreto.
Muy pronto el tanka comenzó a utilizarse tanto para canciones de boda como para encantamientos propiciatorios de casas recién construidas, niños recién paridos y negocios recién firmados (usos, todos ellos, corrientes en otras variedades poéticas japonesas). A través de los siglos, los poetas compusieron tanka no sólo para el amor o para conjurar a los dioses, sino sobre la naturaleza y otros asuntos no menos inspiradores. El tanka llegó a ser tan estimado que regularmente se convocaba a concursos, lo mismo de escritura que de lectura. Así se hizo necesario un corpus al que pudiera hacerse referencia y los emperadores empezaron a decretar colecciones y antologías, los estudiosos afirman que esto sucede alrededor del año 700 de nuestra era. Un dato interesante sería que hay más tanka recopilados que cualquier otros tipo de poemas; no lo hemos podido confirmar aunque, me siento inclinado a darlo por válido: Cada año, en la celebración de Año Nuevo, el Mikado y su familia se unen a millones de ciudadanos que escriben tanka sobre temas específicos. En una impresionante ceremonia tradicional se recita una selección de los mejores que, a partir de ahí, adquieren el rango de tesoros nacionales.
Es obvio que el tanka se relaciona con el haikú, basta con observar que si a un haikú se le añaden dos versos más de siete onji —tomémoslos como sílabas— tendremos un tanka. Las reglas para construirlo son sencillas, y el castellano no se enfrenta a los obstáculos de fondo y forma que tiene el inglés, idioma en el que, después del japonés, más de estas piezas se han escrito.
Antes de pasar a la cuenta silábica y sus opciones, se debe mencionar el concepto de 'pivote', o eje del poema. Se trata de la idea de que en algún punto en la tercera línea va a existir una imagen que relaciona o liga las dos primeras líneas con las dos últimas. Para quienes han escrito un haikú, este concepto no es muy difícil de entender.


Los tankas traducidos aquí lo son de un libro en el que los autores son alumnos de bachillerato. Elegí los que de alguna manera eran más factibles de traducir.


一人降り一人が乗れる無人駅枯葉の頃は廃線となる


寺元公水江




Uno que sube
Otro que baja
En la solitaria estación.
En el tiempo
De la hojarasca
Todo pura ilusión.









学びたきに学べざりにしわが父母を心につれて講義受けいる


飯田有子




Colgado corazón
De unos padres
Que estudiar quisieron
(Vana ilusión)
Sorbo las clases.



跡継がぬ決意くずれし高三の吾はようやく父を知りたる


西嶋友親




Se deshace la idea
De no continuarlo
En los confines
Del Bachillerato
Parece que al fin
Comprendo a mi gato.




雨の日に待ちぶせ駅前で花柄の傘くるくるまわす


河原由紀江




Gira que gira
Florido paraguas
La encontradiza
Me haré con él
Ante la estación
Lo esperaré.






シリウスはあなたが一番好きな星今も夜空を見あげてますか


井上幸子




¿Sigues elevando
Al cielo la mirada
Para encontrarte
Con Sirio,
La estrella amada?




悲しみが蹴った小石に飛びのって深く夜道へまぎれ消えゆく


仲田理恵




La tristeza,
En volandas del chinarro
Se adentra y desaparece
En el oscuro
Camino nocturno.




留守電が決まりの声で語りだす元気にしてる?ちゃんと食べてる?


伊藤寿見子




Del teléfono
El contestador
Como siempre
La misma voz
¿Cómo estás?
¿Con la comida
Cómo te va?




ムルロアの静寂破る核実験深い傷負う母なる大地


加藤憲章




Prueba atómica
Rompiendo el silencio
Del Atolón de Mururoa
Herida profunda
De la Madre Tierra.




私への電話取りつぎ何気なく聞き耳立てる本を読む母


太田敬子




Me pasa el teléfono
Y haciéndose la loca
Oreja levantada
Se enfrasca en un libro.




一秒間あなたと視線があうだけで今夜の日記は一ページ半


谷貝朋美




Apenas un segundo
Los ojos se encontraron
Las palabras en la noche
Del diario
Página y media
Llenaron.


暖房をいれてもなかなか温まらんすきまだらけの仮設住宅


山田純子




Aunque enchufé
La calefacción
Un siglo y no se calienta
De la casa portátil
La rajada habitación.



「馬鹿野郎!」父に初めて殴られた初めて殴った父は泣いてた


白濱大地




¡Tonto de los cojones!
Por primera vez
Una hostia
El padre dando
Por primera vez
Le vi llorando.



domingo, 2 de abril de 2017

LA MUERTE, FUENTE DE VIDA

LA MUERTE, FUENTE DE VIDA

En toda esta turbamulta que supone algo tan fuerte como ese gigantesco terremoto producido, como ese peligro tan detrás de las orejas como es una explosión en la central nuclear de Fukushima, a veces se oyen frases que dan que pensar.
Hablando con una señora de edad mediana, me dijo dos frases que durante unos días me han hecho reflexionar.
  • Ha ocurrido lo que podía ocurrir.
  • Ha ocurrido lo que tenía que ocurrir.

¿Intuición, predicción, deseo de esa persona de que ocurriera una desgracia? Dependiendo de las situaciones, se puede penetrar en los arcanos de las frases y pedir a la persona que la ha expresado una explicación. No lo hice. No lo hice, pero a mi manera creo que puedo interpretar lo que ambas frases quieren decir. Y ambas, de alguna manera van implicadas.
Japón salió de la Segunda Guerra Mundial más que herido. Necesidades de desarrollo etc., hicieron al país lanzarse a una carrera energética imprescindible para desarrollarse. Hoy en día se escuchan, parece que las circunstancias han abierto la herida de la frustración, voces que dicen que Japón no debiera haber tomado el camino de la energía atómica.
Pero en un país sin recursos petrolíferos ni otras energías alternativas en ese momento, ¿qué podía hacer? ¿Era obligación, necesidad inevitable? Yo no lo sé, pero ahí está.
Un país con terremotos grandes cada dos por tres. Con tifones anuales, con una tierra quebradiza.... ¿Tan locos estaban los empresarios? ¿Tan grande era la frustración de la guerra que necesitaban a toda costa levantarse por encima de las potencias ganadoras? ¿La superación económica como sutil venganza, como sutil revancha? Todo pudiera ser, y también pudieran ser elucubraciones vanas.
Lo cierto es que el peligro que se intuía ha florecido, ha brotado como cerezo primaveral, y todo queda aún en el aire.
Ciertamente que la tecnología en Japón es de una altísima cualificación, pero la energía atómica es la energía atómica y está por encima de la limitada inteligencia humana, dijo alguien estos días.
Por otra parte, si se dice no a la energía atómica, con los problemas del petróleo, muchos paises, incluso los más desarrollados, caerían en su nivel de vida. Nadie quiere bajar el nivel de vida. Hay que elegir. Se nos ha descubierto que o nivel de vida o peligro implícito de radioactividad.....
Se viene hablando constantemente de que habrá un terremoto en esta o aquella zona de Japón. Japón es inevitablemente un país de terremotos. Podría ocurrir y terminó ocurriendo, lo que sí parece también es que ha rebasado todas las previsiones de los expertos.
A los expertos les ha faltado humildad a la hora de hablar de la tecnología japonesa. Se les subió, tal vez, a la cabeza, el aquello de su trabajo.
Alguien insinuaba que este terremoto pudiera ser un aviso para que a Japón vuelva la humildad, empezando por sus políticos. Son comentarios de los habitantes de este país. Ha ocurrido lo que podía ocurrir, y ha ocurrido lo que tenía que ocurrir.
Esta frase resulta más enigmática, pero creo que podría comprenderse.
Cuando yo llegué a Japón me reventaron la cabeza con el individualismo occidental y el mundo organizado de Japón , en el que se trabaja y todo se hace en grupo y se piensa en los demás.
Ciertamente, nadie, ni individual, ni colectivamente quiere tener una imagen negativa de su país ni de sí mismo. Pero ante ese orgullo de sentirse comunitario, que se me perdone, lo que yo veía era una sociedad arrogante, chulo putas que presumía de una riqueza creada por la generación anterior.
Por tener dinero todo se podía hacer. Es lo que yo viví en los años 80. Y vino el tío Paco con la rebaja. En los años 90 esa economía de la burbuja que invadió el mundo explotó en las narices de los orgullosos políticos, de los orgullosos hombres de negocios.
Durante más de quince, veinte años, ya son más 30.000 los suicidios que se producen anualmente. Mirando los rostros de los mayores, de los jóvenes ¿ubi sunt?, ¿dónde está el orgullo de aquellos años? Era todo una espuma producida por la economía?
De alguna manera era algo que tenía que producirse. Es una frase que puede recoger ese sentimiento.
Durante los días que van desde que se produjo el terremoto se han escuchado voces como : lo único que deseo es que mis padres, hermanos...., estén con vida, lo demás no importa.
La muerte como deseo de vida. Pudiera ocurrir que se produjera un fenómeno curioso,que este año bajase el número de suicidios. Cuando se acerca el peligro, el deseo animal de vivir aumenta en proporciones increibles. Al parecer, después de la Guerra Mundial, no había tantos suicidios.
Si la muerte ha llamado a la puerta puede servir de acicate para querer vivir. Bienvenida sea.
Hubiera sido mejor que no se hubiera producido tal fenómeno, pero a veces el ser humano necesita un golpe fuerte, una bofetada fuerte para darse cuenta de lo que está haciendo, de que está haciendo las cosas mal.
Más de una voz de sorpresa se ha escuchado ante la reacción producida por parte del pueblo. A pesar de que parecía destruida, esa sensibilidad de unión comunitaria, esta desgracia puede ayudar a resucitar, a desenterrar lo que parecía muerto.
Bienvenida sea esa muerte que da vida. Y que esta tragedia se sienta como una tragedia universal, porque a pesar de las apariencias diferentes, el ser humano es igual en todos sitios, en sus cosas grandes y en sus grandes defectos.

20 marzo 2011

Antonio Duque Lara 

miércoles, 22 de marzo de 2017

AMOR DE LA ESTRELLAS

AMOR DE LA ESTRELLAS
星の愛 (Hoshi no Ai

La mañana. Manos acariciantes se introducían por entre los cabellos. La exarcebada sensibilidad del pelo hizo que el cuerpo se tensara. Poco a poco se fue relajando y esa dulce sensación se fue extendiendo por toda la musculatura.
Hierro, rocas, hielo interiorizado por la lucha o el estrés fueron fundiéndose como se funde el queso o la manteca en la sartén. Poco a poco una sensación más que agradable le fue recorriendo toda. Los dedos pasaron a la frente, a los ojos, eran unas yemas tan volátiles como la brisa del mar. Esa brisa que se siente, que hace sentir bien pero que no se puede detener entre los dedos porque se escurre como el agua. Los dedos pasaron a los labios. Los labios como un resorte incontrolable besaron las yemas de los dedos. Una corriente eléctrica, suave, tierna, indescriptiblemente agradable recorrió los dos cuerpos,
La barbilla, el cuello, rasgueados por la punta de las uñas, reaccionaban tensándose como las cuerdas de una guitarra. Cuando las uñas se alejaban la rigidez y la tensión desaparecían como por arte de magia.
Las manos siguieron acariciando con suavidad el pecho como la brisa acaricia la hierba de los campos, de los prados. Subieron a las colinas de las manzanas donde los dedos palpaban dulcemente las manzanas en erección.
Un suave temblor de tierra sacudió la tierra, el cuerpo todo. Todo se apaciguó y las manzanas buscaron su refugio entre la palma de las manos.
Un giro del tronco enfrentó las miradas derretidas como miel en la leche. Los labios comenzaron su rito de besos mientras las manos bajaban a la falda del tronco.
Seguían buscándose, seguían descubriéndose. Las lenguas, juguetonas, se escondían y aparecían en fruición por el rostro del otro. Lameteo de perro chiquitico agradecido.
La tierra, agujereada por la pasión, buscaba un árbol que la sembrara sin aspavientos. El tronco del árbol penetró en el hueco que la tierra aspiraba a rellenar. La savia del árbol, lluvia fresca de primavera se fue deslizando hacia las profundidades de la tierra. Esta, satisfecha, derretida por las sacudidas del árbol, quedó sin fuerzas. Se había cumplido el rito. La tierra quedó sembrada del amor de las estrellas.
Rasgueo de guitarra
Pasión en la mañana
Amor de las estrellas

Fundido en una pasión sin medida. 

domingo, 12 de marzo de 2017

POEMAS PARA LA OCASIÓN

POEMAS PARA LA OCASIÓN


Makoto Ooka es uno de los grandes poetas japoneses del siglo xx, aunque yo lo he conocido más como divulgador de poesía.
En los primeros tiempos de estancia en Japón tenía un programa de televisión en el comentaba un poema, cada vez de un autor diferente.
Después dí en conocer la sección de periódico, uno de ellos, en la que publicaba esos comentarios, y finalmente conocí y adquirí en librerías de lance y a precios muy asequibles algunas de las recopilaciones de esa poesía.
En los últimos meses, como ya hiciera hace tiempo, dí en coger el volumen primero de los publicados en intentar traducir. pero esta vez de una manera muy personal.
Como los poemas llevan explicaciones es bastante lo que se puede entender, pero hay ocasiones en las que resulta imposible. Los que he podido, muy pocos, están aquí , una combinación de traducción y complementación personal.
Al que algún día los lea se los dirijo esperando que le gusten. No olviden que en Al-Andalus una persona daba el primer verso y los concurrentes los completaban, o que hay novelas empezadas por un autor y terminadas por otro, o bien el cante flamenco que nació de una manera y el pueblo y las diferentes transformaciones han llegado a darle su forma más o menos final. En definitiva, yo no he inventado nada......, esta forma de hacer ya estaba en la tradición literaria.


Al cruzar
el puente
fresco primaveral.
Natsume Seibi



Sauce de primavera
ceja de la orilla
delineada belleza.
Arakita Moritake



Chanquetes
bailando cual sopa de letras
hierven en la cazuela
Awano Seiho



Entre tantos árboles
renombrados
otro árbol echa raices.
Kobayashi Issa



A las algas
el sake
se le une el wasabi
la primavera
no es triste.
Ryo Kan




Ciruelas, verdura fresca,
en la posada Mariko
sopa de toroto espera.
Matsuo Basho



Mañana de primavera
Lapicero de bambú
Sólo dos pinceles
Iida Ryuta



Cerca de la posada
no pude haber
ciruelo plantado.
Su aroma se confunde
con los cocidos
de la que espero.
Anónimo


El perfume del ciruelo
a la hora de dormir
tiene su par
con un amor pasional
en el despertar.
Noin Houshi



Noche primaveral
aspiro el perfume
que dejara en su almohada
los ojos inflamados
Uejima Onitsura
La jovencita
dejando atrás
el amor de un hombre
se marchó.
Nakamura Nobuo




En el alto cielo
aroma del ciruelo
se difumina.
La primavera también
en una noche de luna
primaveral.
Fujiwara Teika




Ahora que en mi casa
está el ciruelo
en plena floración
si quiere verlo
ven enseguida.
Anonimo




Fría primavera
me voy acostumbrando
a este dulce
blando de sal.
Suzuki Makiyou



Si mi corazón
pez que ser debiera
sin aletas....
Quién será
quien cante de un golpe.
Yosano Akiko



El doremifa
solamente
que debe sentar bien
conviertanlo
en doremifa
del país del wa
Baba Akiko



El globo, halahala, voló
se mezcla con el globo
que de niño
de la mano escapó.
Nagano Akiko



En la concha y sus nombres,
pájaros, cerezos,
y la defunción de Kouetsu.
Ueda Gozengoka



Las muchachas se sientan
en las sillitas de clase
se convierten en madres.
Hanayama Takako
En un descuido
la flor se abrió.
Será cerezo.
Miura Chora



Hasta este barranco
llegó la primavera
duerme la sierpe.
Nakamura Sonoko



El recipiente
rebosante de flores
Monte Yoshino.
Kotou Hinao



Tras la muerte
el cuerpo
de los médicos material
Paseo bajo
loa cerezos en flor.
Kubota Asako



En esta vida
debe haber alguien
que la suya entregue
pero nadie piensa
que sea él mismo
como el que mira
los cerezos en flor.
Makita Sakurako
Cuando de las flores del cerezo
la contemplación termina
aquel que mira
amor a toda vela
en poco ya
la flor esparce.
Anónimo


El color de las flores
perdido en la bruma
de la niebla.
Flor del cerezo
levanta su aroma
al azul del cielo.
Fujiwara no Nagaie


Sobre la cabeza
del muñeco
muchos días
acumulados.
Nihira Masaru.



En los días largos
tras el tambor
el sanar de la sierpe.
Routa



La noche se convierte
en pino luminoso
con el viento
enfilado por las flores.
Takakuwa Ranko
Y yo recuerdo
cuando del cerezo
se habla
de aquella mi escuela.
Kansaki Chou



La almeja
mientras bosteza
la casa construye.
Yui



Alrededor de la almohada
yo me entristezco
trayendo el cajón del tabaco
para mi padre
camino de la muerte.
Maeda Tooru



Sobre la nieve
el árbol desparrama
sus pétalos.
El perfume se mezcla
en mi rostro de muerto.
Maeda Yusore



Viento primaveral
Dentro del trigo
sonido del agua.
Naoe Mokudo

Y va el zorro
jugando con el niño
entre la bruma.
Nozawa



Al waka (tipo de poema)
No hay Maestro
Luciérnaga
y sus mosquitos.
Matsunaga Teitoku


Esta es una pequeña muestra. Todos los poemas se refieren a la primavera. después vienen las demás estaciones del año.

Es en Japón donde por primera vez sentí el verdadero significado del nombre estacional. Era algo muy regular y con ello lo que conlleva. Frios o calores en fechas señaladas, frutas y verduras claramente en tiempos señalados. Ropas de tal o cual meterial o color en tiempos señalados. Hoy, 33 años depués tanto el clima como la sociedad no es tan señalada aunque el lenguaje se pretende conservar alterando a veces el significado de la realidad diaria, pero ese es otro problema.